Los condesos, claros como un libro abierto